#LadySaleSale, o el tiro por la culata en tiempos de internet

Gubidxa Guerrero

El miércoles se viralizó en la web un video subido a Twitter por una mujer llamada Gaby Díaz, donde ella misma “denunciaba” la imprudencia del conductor de un camión de carga.

Lo que hubiese sido uno de tantas quejas sociales en contra de los pésimos choferes, terminó generando burlas y descalificaciones hacia la autora del video, grabado con un teléfono celular. Las críticas se emitieron principalmente porque, en lugar de expresar una inconformidad legítima, Gaby Díaz se dedicó a lanzar improperios contra el anónimo señor.

Gloria Sánchez de cara a sus primeros cien días de gobierno

Gubidxa Guerrero

[Texto publicado en Enfoque Diario el jueves 06/Abr/2017]

Están a punto de cumplirse los primeros cien días de gobierno de las autoridades municipales en el Estado de Oaxaca. Durante ese lapso, los ciudadanos hemos podido constatar si las propuestas y demás promesas de campaña fueron mera carnada para atraer votantes o genuinos planteamientos pensados para mejorar las condiciones de las diferentes poblaciones.

Todos contra AMLO

Gubidxa Guerrero

[Texto publicado en Enfoque Diario el miércoles 05/Abr/2017]

Hace doce años, buena parte de las élites mexicanas del poder, tan dispares y con intereses aparentemente encontrados, lograron un consenso: habría que impedir la llegada a la Presidencia de la República del tabasqueño Andrés Manuel López Obrador, en ese entonces Jefe de Gobierno de la capital del país.

La prueba de que no todos los políticos son iguales —aunque, efectivamente, los partidos cada vez se asemejen más por su desvergüenza— es que a ciertos potentados no les cayó bien el alza de López Obrador en las encuestas. No tenía relación sobresaliente con casi ninguno de los grandes empresarios mexicanos, salvo con Carlos Slim, el más rico de todos. 

El aeropuerto istmeño en el imaginario popular

Gubidxa Guerrero

[Texto publicado en Enfoque Diario el martes 04/Abr/2017]

Mucho se habló de la necesidad de un puerto aéreo para la región istmeña. Se barajó la posibilidad de construir uno en terrenos de Tehuantepec, allá por el rumbo de Santa Cruz Tagolaba. También se consideró la opción de rehabilitar el aeropuerto de Salina Cruz, o de abrir a la aviación civil la Base Aérea Militar número 02. Finalmente, se optó por esta última alternativa.

El pochote

Foto.- Ana López
Gubidxa Guerrero

[Texto publicado en Enfoque Diario el domingo 02/Abr/2017]

Nisa nació una tarde de primavera en un lugar donde una suave brisa sopla casi todo el tiempo, entre cerros que se divisan en el horizonte. Huilotepec se llama el poblado donde esta niña morena vio los primeros rayos del sol, en la planicie costera del Istmo de Tehuantepec.

La niña ‘agua’ era delgada, pero con mucha energía. Por alguna extraña razón la gente pensaba que era muy tímida, lo que no era cierto, ya que Nisa poseía una seguridad inusitada. En realidad, la pequeña era reflexiva. Le gustaba platicar, pero no podía partirse en dos: entre quien parlotea y quien sueña. Por tanto, prefería nadar en la profundidad de la mente. 

En Huilotepec se respira a espuma, puesto que a su espalda se encuentran dos mares: la Laguna Superior y la Mar del Sur, también llamado Océano Pacífico. Por tanto, sus habitantes viven casi al ras del suelo. Es fácil suponer que la neblina es un fenómeno sumamente extraño; por no hablar de las nubes, que sólo se ven acerarse a las montañas de la lejanía

Nisa tenía un anhelo: caminar entre las nubes. Había escuchado que, para ello, requería andar varios días rumbo a Lachiguiri o en dirección a Guevea, porque a los altos cerros del trayecto bajaba, de cuando en cuanto, algún nubarrón distraído.