Y los padres dijeron “¡basta!”

Gubidxa Guerrero

[Texto publicado en Enfoque Diario el viernes 23/Ago/2013]

Anteriormente bastaba con que la dirigencia sindical de la Sección 22 del SNTE anunciara un paro de labores, para que la sociedad entera aceptara cabizbaja tal determinación. 
     Nunca las luchas fueron por mejorar el nivel educativo, como se afirmaba demagógicamente. Si así hubiese sido, hoy el Estado de Oaxaca no sería de los últimos en desempeño escolar. Las movilizaciones gremiales buscaban, más bien, obtener prebendas de índole laboral, así como afianzar el liderazgo de la cúpula magisterial.
     Cada año, religiosamente, decenas de miles de profesores se plantaban en el zócalo de Oaxaca de Juárez para emplazar al gobierno en turno al cumplimiento de sus demandas. Los comerciantes perdían, los padres de familia, el turismo… menos los docentes afiliados a la poderosa Sección 22.
     Esto empezó a cambiar hace poco. Si bien el gremio sigue ausentándose del aula cuando así lo quiere, dizque para ir a luchar por el derecho de todos, ahora los padres de familia de numerosas comunidades están tomando las riendas en sus manos. 
     Primero fueron pequeñas poblaciones serranas las que advirtieron a los profesores de nivel primaria y secundaria de que, en caso de abandonar a sus alumnos, se les negaría el ingreso a las escuelas y sus lugares serían ocupados por personas con deseos de trabajar. 
     El año pasado fue Villa de Mitla la que dio un paso significativo al encarar al gremio en su conjunto. El pueblo impidió, por la fuerza, el desalojo de profesores de la Sección 59 que estaban cumpliendo íntegramente con el ciclo escolar. En lugar de ello, los mitleños amagaron con cerrar la comunidad al sindicato más grande de la Entidad, si éste seguía con sus amenazas de “retomar” las instalaciones.
     Ahora mismo, miles de profesores de la Sección 22 se encuentran en el Distrito Federal “luchando” porque no haya evaluación, porque no se le quite el control de la asignación de plazas al sindicato y otros intereses enteramente egoístas. A eso le llaman “defensa de la educación pública”, eufemismo con el que denominan la custodia de sus privilegios.
     Mientras ellos provocan a la fuerza pública y amagan con tomar la Cámara de Diputados y Senadores, miles de padres de familia de varios pueblos sesionan para cesar a los mentores ausentes. Varias asociaciones de padres están abriendo las escuelas, e invitando a profesores de la Sección rival ―la 59― para que sean ellos quienes tomen las riendas.
     Seguramente los trabajadores de la educación que ahora acampan en el zócalo de la Ciudad de México, darán a conocer comunicados descalificando a quienes ya están hartos de sus ligerezas. Dirán que todo es una maniobra del gobierno; como si no supiéramos que Gabino Cué es un dócil servidor de sus intereses... Si el asunto se generaliza, podremos ser testigos de cómo les toman la retaguardia a quienes afirman ser harto combativos. 

Cárdenas 1 – AMLO 0

Gubidxa Guerrero

[Texto publicado en Enfoque Diario el jueves 22/Ago/2013]

Con una maestría singular, el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano ―ex Gobernador de Michoacán, ex Jefe de Gobierno del Distrito Federal, tres veces candidato a la presidencia de la República y, para el caso en cuestión, hijo del General Lázaro Cárdenas― cimbró la discusión sobre la Reforma Energética.
     Al hijo del mandatario que expropió el petróleo en 1938 le dio por aprovechar hábilmente una herramienta constitucional aprobada apenas el año pasado: la consulta pública. 
     Sabiendo que el PRD está en una desventaja absoluta en el Congreso ante el PRI y el PAN, que apoyan la iniciativa de Enrique Peña Nieto de abrir el sector energético a empresas privadas extranjeras para “fortalecer” Pemex, Cárdenas busca apelar directamente al pueblo.
     Esta maniobra no puede ser descalificada por nadie, porque además de ser enteramente legal, ahorra la satanización de la movilización social que pretende impedir, a su modo, la referida Reforma.
     Para los perredistas resulta todavía más importante, en tanto que arrebata por vez primera la iniciativa a Andrés Manuel López Obrador para encabezar las movilizaciones de millones de mexicanos.
     El sol azteca tendrá un objetivo común para los próximos meses: lograr que más de un millón de personas suscriban una solicitud pidiendo la consulta que derogue las reformas constitucionales que muy probablemente se aprueben en días próximos.
     No cabe duda que más sabe el diablo por viejo que por diablo. Mientras Marcelo Ebrard lleva siete años buscando arrebatar la iniciativa al tabasqueño, el octogenario michoacano lo hizo sorpresivamente.
     ¿Qué hará López Obrador? No es lo mismo despotricar contra los “chuchos”, que descalificar a Cárdenas… Al parecer tendrá que hacer de la vista gorda, para no alimentar la estrategia perredista. Probablemente haga como que no tiene importancia y se sume a la lucha de los maestros de la CNTE quienes, dicho sea de paso, están acaparando los titulares por la violencia con que se conducen en la capital del país.
     En política nada está escrito. Hay dos estrategias para un mismo objetivo: echar atrás la propuesta del PRI nacional, que no es otra que la intentona neoliberal de abrir el sector a la participación de la iniciativa privada. ¿Lo conseguirán? El tiempo dirá.   

Hacia la autonomía telefónica

Talea de Castro, municipio zapoteca de la Sierra Norte
Gubidxa Guerrero

[Texto publicado en Enfoque Diario el miércoles 21/Ago/2013]

A mediados de junio comenzó a suscitarse un grave problema en Juchitán. Miles de líneas de teléfonos móviles comenzaron a colapsar. Al principio, nadie entendía muy bien lo que pasaba. Hubo pleitos maritales; problemas con las tareas en la escuela, en la casa y con la pareja sentimental.
     La terrible falla de la red de Telcel sirvió, también, como magnífico pretexto para quienes deseaban desentenderse de alguien: “no salían las llamadas”, podría justificarse cualquiera. Y nadie osaría objetarlo.
     Estamos a mediados de agosto y las cosas no han mejorado. Si bien hubo una repentina vuelta a la normalidad, sólo duró pocos días. Las cosas siguen muy mal y no se ve para cuándo mejoren. 
     Lo grave es que quienes pagan altas tarifas mensuales continúan devengando cantidades exorbitantes, si las comparamos con lo que se paga en la mayoría de los países. Quienes utilizan tarjetas o recargas sencillas, simplemente se ahorran cierta cantidad por un servicio casi inexistente.
     “Todo México es territorio Telcel”, dice el slogan publicitario de una de las empresas más exitosas de Carlos Slim. Pero esta afirmación es falaz, ya que existen amplias zonas de nuestro país sin servicio de telefonía celular, por la sencilla razón de no ser un mercado del que se puedan obtener jugosas ganancias. No existe una visión compensatoria por los miles de millones de dólares que dicha empresa obtiene por la venta de fichas Amigo. Y hablo de Telcel, porque es la empresa que aventaja a todas las demás en el rubro. Pero lo que a altas tarifas se refiere, todas pecan de lo mismo.
      La dependencia del teléfono móvil, como herramienta de la vida cotidiana, nos hace presas de compañías voraces. Pero esto cambió en una comunidad del país...
     Un pueblo zapoteca serrano está poniendo el ejemplo al resto de los mexicanos. Talea de Castro, municipio enclavado en la Sierra Norte logró instalar y operar su propia red de telefonía celular.
     Luego de solicitar reiteradamente el servicio a las grandes empresas del ramo, y de que éstas se lo negaran por “incosteable”, el pueblo decidió tomar la comunicación en sus manos. 
     Ahora la tarifa mensual es de $15.00 (quince pesos). Se pueden realizar llamadas ilimitadas, con la condición de que duren menos de cinco minutos, para no saturar las líneas.
     Durante esta semana varios medios nacionales y extranjeros refirieron la noticia que seguramente preocupará a Telcel, Movistar y Unefón. Con esto, los zapotecas serranos están demostrando que es posible romper los monopolios, siempre que se cuente con la voluntad, el talento, y el permiso de las autoridades correspondientes.
     Es probable que otros pueblos apartados imiten el buen ejemplo de Talea; pero la pregunta es, ¿el Estado Mexicano autorizará este modelo de comunicación comunitaria? 
     Por lo pronto, sería bueno que en Juchitán se tomara nota de este ejercicio. Más ahora, que Telcel no se ve muy preocupada por resolver el problema en su red…

En vez de información, comerciales

Gubidxa Guerrero

[Texto publicado en Enfoque Diario el martes 20/Ago/2013]

La campaña presidencial más reciente contó con una novedosa forma de hacer política: la pura mercadotecnia.  Hasta 2012 el lenguaje de los partidos se apoyaba en estrategas de la comunicación, pero el contenido lo determinaba el candidato o, en el peor de los casos, el equipo de campaña.
     No fue así con Enrique Peña Nieto, quien pareció supeditar sus propuestas al marco que le dictaban las grandes televisoras, que fueron, de hecho, sus principales impulsores. Nos guste o no el método, dio resultado, pues a base de portadas de revistas, una boda de telenovela y mucho gel, se convirtió a un personaje nada sobresaliente en titular del Poder Ejecutivo. Obviamente no estoy tomando en cuenta las formas “tradicionales” de cooptar el voto, como el acarreo la entrega de dinero, vales de despensa y un largo etcétera. 
     Lo preocupante es que todo parece indicar que la fórmula que regresó al PRI a Los Pinos, se seguirá utilizando para promover reformas de carácter político. No habrá discusiones abiertas ni argumentadas. Habrá spots. Miles y miles de cápsulas radiofónicas y televisivas luchando porque millones de personas acepten, sin chistar, medidas de suma trascendencia.
     La reforma energética es una propuesta importantísima para el futuro de México y los más de 110 millones de personas que habitamos en este país. Es natural que haya sectores favorables y contrarios; pero debe darse una discusión de fondo, entre expertos, para seguir adelante hacia cualquiera de ambos sentidos. De otra manera, se corre el riesgo de desatar a los demonios que quizá no se logren contener.
     Los firmantes del Pacto por México están conscientes del riesgo de imponerse. Saben que la presencia del PRD en dicho acuerdo concede a éste una legitimidad a los ojos del mundo, que no pueden darse el lujo de despreciar. Saben, asimismo, que las divisiones en la izquierda mexicana podrían zanjarse si se presenta una bandera lo suficientemente amplia en la que quepan todas las tendencias, y la “defensa del petróleo” es una muy buena causa, electoralmente hablando.
     Quienes se muestran favorables a la reforma energética del tricolor, podrían aprobar la manera en la que la cúpula gubernamental la está impulsando en los grandes medios de comunicación. Pero deben tener presente que abusar de estas herramientas resulta contraproducente, pues concede un poder absoluto al Presidente para promover cualquier otro cambio, o termina por desprestigiarse volviendo incrédulos a casi todos.
     Ojalá que la reforma energética, como todos los grandes remaches en la Constitución, no se tome a la ligera. Hay muchas voces que necesitan ser escuchadas. No sólo deben contar las opiniones de Cuauhtémoc Cárdenas, Andrés Manuel López Obrador o los jilgueros gobiernistas. También merecen ser tomados en cuenta respetados académicos mexicanos y, por qué no, expertos de otras latitudes.
     Debemos voltear la moneda que parece privilegiar a los comerciales. Recuperemos el sentido de la información.

En vez de clases, plantón

Gubidxa Guerrero

[Texto publicado en Enfoque Diario el lunes 19/Ago/2013]

Se les descompusieron las caras de satisfacción a decenas de funcionarios de la administración estatal y federal que hasta hace algunos días se regocijaban por haber "contenido" las movilizaciones magisteriales de mayo anterior.
     "Por primera vez en treinta años no hubo paro magisterial", afirmó orgulloso un Senador de la República por Oaxaca el sábado anterior. Pero tal vez se refería al período escolar que acaba de terminar, porque por lo que se refiere al año solar, todavía le quedan cuatro meses y medio...
     Al referido Senador alguien pudiera replicarle "por primera vez en mucho tiempo habrá paro en lugar de inicio de clases". Y es que según anunciaron organismos oficiales de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), hoy lunes iniciará la movilización en el centro del país con el objetivo de conseguir la abrogación a las reformas en materia educativa. Esta semana la capital del país será testigo de las protestas de la gremial. 
     Lo curioso es que este dichoso paro se haya programado justo para el primer día de clases que marca el calendario escolar. Habrá quien quiera encontrar la coincidencia con los temas que ahora mismo se discuten en el Congreso de la Unión, pero habrá muchos más que vean en el 19 de agosto otra muestra del cinismo con que se conducen los profesores de esta poderosa Sección.
     ¿Por qué los mentores no se movilizaron masivamente durante el período vacacional? ¿Por qué tuvieron que esperarse al día en que deben "trabajar" para desquitar el salario que devengan? 
     Es paradójico que hasta el Gobierno del Estado haya participado de esta maniobra, pues otorgó las facilidades para que los profesores se aproximaran al Distrito Federal, pagándoles un bono retroactivo.
     Es indignante ver cómo a los profesores que sí quieren trabajar y han cumplido con todos los días que marca el calendario escolar se les obstaculice la entrega de documentación, mientras que a quienes dejan a más de un millón de alumnos sin clases se les premie.
     Con una clase política inoperante, con sindicatos "charros" y la desorientación de todos, el Estado de Oaxaca empieza su ciclo escolar. Es un decir. 

Masacre en Egipto

Fotografía.- Mosa'ab Elshamy leyenda
Gubidxa Guerrero

[Texto publicado en Enfoque Diario el viernes 16/Ago/2013]

La primavera árabe se volvió un infierno. Egipto, el más representativo de los regímenes del convulso Medio Oriente acaba de sufrir una masacre.
     Más de quinientas personas fueron asesinadas brutalmente por parte de las corporaciones policíacas y el ejército. Un simple desalojo del campamento de los seguidores del recién depuesto mandatario Mohamed Mursi, terminó en tragedia.
     La maquinaria pesada, los gases lacrimógenos, las macanas y las balas de fuego definieron la contienda. Un pueblo indignado, pero indefenso contra la fuerza del ejército fue presa fácil.
     La historia es sencilla. Luego de las protestas que surgieron en Túnez, y que pasaron a Egipto y Libia, varios países lograron transiciones democráticas. Los Hermanos Musulmanes, organización compleja de carácter político-religioso, ganó las primeras elecciones libres en en el país de los faraones.
     Sin embargo, un régimen dictatorial, como el que ha dominado Egipto en las décadas recientes no se elimina con las urnas. Algunas decisiones equivocadas del nuevo Presidente, conjuntadas con protestas callejeras contra varias de sus medidas, dieron el pretexto perfecto para el golpe de Estado, que se concretó hace pocas semanas.
     Las elecciones sirvieron para nada. Los poderosos no permitieron transitar a una libertad plena, y ayer miércoles le dieron el tiro de gracia a la incipiente democracia egipcia.
     La pregunta es, ¿qué islamista confiará en la vía electoral para alcanzar el poder? Recordemos que en Palestina el Movimiento de Resistencia Islámica, más conocido como Hamas, compitió y obtuvo una abrumadora victoria, hecho que le costó a los palestinos sufrir uno de los más crueles bloqueos de su historia por parte del Estado de Israel. Ahora, en Egipto, la élite militar, aliada de Estados Unidos, decidió atentar contra el pueblo.
    El sistema electoral tan aplaudido por las potencias electorales parece seguir una premisa burda: es válida únicamente cuando vencen los ‘buenos’, que en lenguaje imperialista equivale a decir los aliados del poder global. 
     Por lo que aconteció ayer miércoles en Egipto, podemos decir que el pueblo árabe o islámico que “vote mal” estará condenado a la sangre, al lodo y a llenar con sus cuerpos inertes los numerosos ataúdes de madera. 

Nuevas causas, mismos bloqueos

Gubidxa Guerrero

[Texto publicado en Enfoque Diario el jueves 15/Ago/2013]

Hace un mes se realizaron las elecciones estatales. Durante cuarenta días la Entidad se vio a salvo de los constantes bloqueos que la desquician casi a diario. Tan solo en el Istmo de Tehuantepec se calcula que hay un cierre carretero cada tercer día.
     No pocas personas dejaron de notar la relación entre campañas políticas y disminución de los bloqueos. Ello demuestra que la inmensa mayoría de la parálisis del tránsito se debe a causas políticas más que sociales. Son los dirigentes de las diferentes expresiones partidistas quienes abusan del poder de movilización.
     En todo los Estados hay problemas, pero en ninguno se dan los bloqueos como en Oaxaca. Lo que se debe en buena medida a la indiferencia de las autoridades por canalizar los problemas o, en el peor de los casos, por su complicidad con los líderes bloqueadores. Baste recordar quiénes apoyaron al actual mandatario: sindicatos, agrupaciones “sociales” como la COCEI, etcétera.
     Una vez que concluyó el proceso electoral y los candidatos se quitaron el disfraz de oveja, los ciudadanos volvimos a padecer los males cotidianos. No obstante, debo precisar que no todos los bloqueos son iguales. Siempre me he cuidado en decir que la ‘mayoría’ lo son, dejando abierta la posibilidad de que un porcentaje minúsculo obedezca a causas extremas, como el de los Chimalapas o el de los padres de familia que se manifestaron porque el gobierno no les quiere acreditar los estudios a sus hijos.
     Pretextos para bloquear siempre existirán. Ojalá las autoridades asuman la responsabilidad que les corresponde de velar el derecho al libre tránsito de millones de personas. Que atiendan, que canalicen, que resuelvan… Pero que no pequen de indiferencia mientras nuestras madres y abuelas caminan por el inclemente sol.
     La segunda semana de agosto ha sido intensa en nuestra región istmeña. La carretera Panamericana se obstaculiza casi a diario, por ello no debemos dejar de insistir en el tema. Para que a los actores sociales y políticos les quede claro que no tenemos por qué vivir secuestrados por siempre. Ninguna forma de lucha que perjudique directamente al pueblo será legítima. Espero que lo tengan presente quienes acuden a este método como primera forma de presión…