Cristo en tierra istmeña



Por Gubidxa Guerrero

[Texto publicado en Enfoque Diario, el sábado 29/Dic/2012]

“Yo no canto fiado/ yo canto pagado/ porque el 24/ se come pescado”. Así van las rimas que durante estas fechas los niños entonan en las calles de nuestros pueblos y ciudades. Estos versos hacen alusión a la noche en la que se conmemora el nacimiento del Niño Dios, y a lo que en la región istmeña se acostumbra consumir: pescado. 
     De oficio carpintero, Jesús de Nazaret fue también Pescador de hombres, según las Sagradas Escrituras. Puesto que las historias relatadas sobre el Mesías en Tierra Santa hablan de que varios de sus Apóstoles se dedicaban a la pesca, se dice en el Istmo de Tehuantepec que durante la ‘última cena’ los trece individuos degustaron pescado. 
     Existen dos historias. Algunos comentan que, efectivamente, Cristo y sus discípulos se alimentaron de productos de la mar, poco antes de su captura y muerte. Esto sucedió en Palestina. Por esa razón los zapotecas, y personas de grupos vecinos, comemos pescados de la Laguna Superior en Noche Buena.
     Otros relatan, sin embargo, que algunos años antes de que Jesús predicara el Evangelio, caminó por todo el mundo. Recorrió países y reinos por doquier durante casi dos décadas, y por supuesto, visitó el Istmo nuestro. Se dice, inclusive, el lugar exacto donde pernoctó en cierta ocasión: Punta de Agua, a unos metros de Guixhi ro’, o Monte Grande, como se conoce a un asentamiento juchiteco. 
     Despertó el Nazareno una mañana fresca. Caminó varias horas por la orilla de la playa y sintió hambre. Supo que era la hora de probar bocado. Como en aquellos parajes hay poca vegetación, se adentró a la mar y capturó un pez, no con red ni con anzuelo, tampoco con arpón, sino con la mano.
     Admirada estaba la gente de su capacidad para realizar tal hazaña. Entonces Jesús decidió compartir su alimento; pero al intentar matar al pez, sintió una profunda lástima. Él sabía que nada malo hacía al sacrificar un ser para sustentar a otros, pero optó por una solución intermedia: cortó el pez a la mitad. Una parte le sirvió como alimento, a Él y a nuestros paisanos, mientras que la otra fue devuelta al agua (que de inmediato recobró movimiento y se internó a las profundidades de la laguna).
     Para que quedara constancia del portento, Jesús hizo que dicho pez se convirtiera en una nueva especie, al que los zapotecas llamamos Benda gudó Cristu (‘El pez que comió Jesucristo’). De vez en cuando los pescadores binnizá, chontales o huaves, atrapan uno; y cuando alguien pregunta por su extraña forma (parece que le faltara una parte del cuerpo), nuestros abuelos cuentan la historia que ustedes acaban de leer…

Opinión: Fianza por los 14



Por Gubidxa Guerrero

[Texto publicado en Enfoque Diario, el viernes 28/Dic/2012]

Ayer jueves, por la tarde, trascendió la noticia de que un par de diputados del Partido de la Revolución Democrática (PRD) pagó la cantidad de 141 mil 832 pesos, como fianza por los catorce detenidos por los desmanes del primero de diciembre que todavía se encontraban recluidos. Los legisladores que desembolsaron la nada despreciable cantidad son: Roberto López Suárez y José Luis Muñoz.
     Como recordarán los amables lectores, durante la toma de posesión de Enrique Peña Nieto, miles de manifestantes se concentraron a las afueras del Palacio Legislativo de San Lázaro en el Distrito Federal, entre quienes iban decenas de jóvenes que cometieron toda clase de desmanes en la vía pública.
     Entre los vándalos (no encuentro un mejor calificativo) venían infiltrados, sea del PRI o del Gobierno local o Federal. Sin embargo, no todos los que cometieron destrozos lo hicieron por pago de por medio. Hubo bastantes personas que procedieron de esa manera con plena consciencia y como parte de una táctica para desacreditar la toma de posesión del nuevo mandatario ante el mundo.
     Por desgracia, quienes destruyeron ventanas y locales lograron, en su mayoría, darse a la fuga. Tardíamente comenzó una ola de detenciones contra manifestantes pacíficos que se encontraban en las inmediaciones. Fueron encarcelados estudiantes destacados, así como investigadores y amas de casa. 
     Varios elementos policíacos capitalinos declararon no tener una idea clara de cómo actuar ante la desbordante violencia. Algunos dijeron que, de hecho, se les dio la orden de detener indiscriminadamente para que sus superiores pudieran presentar “delincuentes” ante los medios de comunicación. Finalmente, para muchos se hizo evidente que la mayoría de los vándalos se dio a la fuga, y la mayor parte de quienes fueron capturados era inocente.
     Durante los primeros días fueron puestos en libertad un gran número de los detenidos iniciales. Pero catorce seguían encarcelados, por una serie de diligencias que continuaban practicándose. Desde varios medios de izquierda, especialmente del diario La Jornada hubo una feroz embestida en contra de Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno del Distrito Federal, para que moviera los hilos del poder y fueran liberados los inculpados.
     Cabe destacar que al momento de los hechos, Mancera todavía no era mandatario capitalino. Él tomaría posesión cinco días después. Por tanto, formalmente no tuvo que ver, ni pudo dar ninguna orden para proceder contra los jóvenes. Pero contra él se ha dirigido la presión de distintos sectores sociales.
     Al parecer el problema está saliendo del atolladero. Ya no habrá víctimas de la “represión” que sirvan como bandera para promover más movilizaciones. Pero queda una pregunta en el aire: ¿y los verdaderos culpables?

Opinión: Nuevas invasiones




Por Gubidxa Guerrero

[Texto publicado en Enfoque Diario, el jueves  27/Dic/2012]

Para los conflictos el Istmo de Tehuantepec se pinta solo. Si no son los docentes de la Sección 22, son los taxistas del PRI. Si no son los mototaxistas, son los zorgueros. Si no es Tacho Canasta, es algún líder de la denominada COCEI. 
     El caso es que antes de que se “solucione” algún conflicto (generalmente con un manojo de billetes de por medio) surge otro. Ni bien ha terminado un año caótico para el Estado y la región, cuando un grave problema se cierne sobre nosotros: la invasión de zonas federales.
     El problema de la invasión de predios inició en los setentas, cuando comenzaron a ocuparse ciertas propiedades de algunos terratenientes (y también de personas modestas, por supuesto). Nacieron, entonces, ciertas colonias populares en Juchitán. Poco después se vivió el mismo fenómeno en Tehuantepec, Salina Cruz, Ixtepec, San Blas Atempa, Matías Romero y otras poblaciones istmeñas.
     Hace algunos días volvió a repetirse la historia en zonas amparadas por el derecho de vía; es decir, espacios reservados que nadie puede ocupar sin la anuencia del Gobierno Federal.
     Si el ambulantaje es un asunto de carácter municipal, los bloqueos carreteros de incumbencia estatal, este problema específico concierne exclusivamente al Estado Mexicano. 
     ¿Qué hará la federación para evitar que sean ocupados terrenos que le pertenecen? Y es que el asunto no se trata solamente de ocupar ilegalmente un espacio, sino del riesgo que esto puede significar. Construir viviendas irregulares, a un costado de caminos tan importantes, pone en riesgo la vida de sus moradores. ¿No han pensado en ello los líderes políticos que están azuzando a las personas?
     Las elecciones municipales están en puerta. Cuando los comicios se acercan este tipo de hechos se vuelve más recurrente. La fábrica de votos comienza a funcionar. Ojalá no haya daños que lamentar y que este problema encuentre una solución satisfactoria.
     Todos tenemos derecho a la vivienda, por lo que aventuro una solución improvisada: ¿Y si los humanitarios líderes políticos ceden algunas porciones de sus grandes ranchos a sus seguidores? Así no sólo ganarían un apoyo más resuelto de éstos, sino que aliviarían en alguna medida el problema. ¿Alguno se anima?

Opinión: Venezuela sin Chávez

Hugo Chávez, Presidente de Venezuela.

Por Gubidxa Guerrero

[Texto publicado en Enfoque Diario, el miércoles 26/Dic/2012]

Mientras más de mil millones de cristianos conmemoran el nacimiento de Jesús, en el escenario político mundial se vive un momento crucial, pues uno de los personajes más importantes de América Latina se encuentra convaleciente, luego de su cuarta operación quirúrgica en la isla de Cuba.
     Hugo Chávez Frías ha gobernado Venezuela durante los últimos catorce años; tiempo en que procuró implementar reformas políticas en aras de construir lo que él denomina socialismo del siglo XXI. Lo anterior le ha granjeado el apoyo decidido de grandes masas sociales venezolanas, así como la enemistad de poderosos sectores de la burguesía y clase media.
     Pero el asunto no ha sido competencia únicamente de los venezolanos, sino que ha trascendido la esfera sudamericana, ya que la nación de Chávez posee cuantiosas reservas energéticas que han permitido al Gobierno jugar un rol protagónico en la política mundial. Es así como vemos al Comandante reuniéndose con el Presidente de la República Islámica de Irán o de la República de Cuba. Reiteradamente escuchamos sus declaraciones de apoyo o repudio a un lejano régimen, o sus airadas críticas al “imperialismo norteamericano”.
     Más allá de la posición que cada uno pueda tener con respecto este líder, forzoso es reconocer su importancia en la llamada integración latinoamericana y del tercer mundo. El Alba, el Mercosur, la OPEP, son organismos internacionales en los que el Gobierno venezolano ha desempeñado un rol especial.
     Se ha especulado mucho acerca de la salud del mandatario, que el próximo 10 de enero deberá tomar posesión como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, ya que así lo mandó el pueblo en los comicios del 7 de octubre pasado. Sin embargo, pocos confían en que pueda seguir al frente del Gobierno…
     ¿Qué será de Venezuela sin Hugo Chávez?, se preguntan algunos; y en el cuestionamiento va implícito el reconocimiento de que el régimen venezolano ha sido personalista. ¿Qué será del mundo sin Chávez?, se preguntan otros; y es aquí donde se percibe la verdadera trascendencia del mandatario.
     Sin Hugo Chávez pueden ocurrir dos cosas: que el sucesor esté a su izquierda o a su derecha. En cualquiera de los dos casos habrá un desequilibrio de las relaciones internas venezolanas, así como de la geopolítica; pues más allá del discurso populista y radical del mandatario, éste había logrado mantenerse en ciertos márgenes de lo políticamente correcto. Sin su presencia, tal vez comience el fin del edificio chavista, o su radicalización… 
     Mientras tanto, los cubanos, bolivianos, hondureños y haitianos, se ven preocupados. Saben que la ausencia de su principal aliado sería de una gravedad insospechada.

Opinión: Gato por liebre en Oaxaca

Desalojo de niños y mujeres triquis
en la madrugada de este domingo


Por Gubidxa Guerrero

[Texto publicado en Enfoque Diario, el lunes 24/Dic/2012]

Antenoche se vivió un desalojo en la ciudad de Oaxaca. Decenas de policías ocuparon el Centro Histórico para sacar por la fuerza a mujeres y niños triquis que se manifestaban de forma pacífica. El hecho obedece, aparentemente, al clamor popular en contra de los bloqueos. Pero en realidad no es más que una tomadura de pelo por parte del Gobierno del Estado, ya que estas personas no estaban bloqueando ninguna vialidad, sino más bien daban testimonio físico del rezago que se vive en la Entidad y de la desatención por las mismas autoridades estatales.
     Hace algunos meses explicaba en esta columna que existen dos tipos de bloqueos y dos clases de bloqueadores: “Los [primeros], que resultan comprensibles, mas no justificables, y [los segundos], aquellos que no tienen ningún tipo de excusa ni merecen la mínima consideración. Ni todos los que han llegado a utilizar el bloqueo como medida de presión son unos inconscientes, ni todos los que evitan bloquear son ciudadanos ejemplares. 
     Desafortunadamente la opinión pública tiende a simplificar a niveles absurdos los problemas más inmediatos. De esta manera metemos en un mismo saco a las organizaciones sociales burladas por funcionados gubernamentales incompetentes, y a los líderes sin escrúpulos que tienen a la sociedad en jaque y a los gobernantes a su merced. LOS PRIMEROS NECESITAN ATENCIÓN URGENTE Y UN TRATO MÁS SENSIBLE, ASÍ COMO SOLUCIONES PUNTUALES; los segundos todo el peso de la fuerza pública.
     Al ser dos tipos elementales de bloqueadores, DEBERÍAN EXISTIR DOS MANERAS DE RESOLVER LOS PROBLEMAS. Paradójicamente los grupos que bloquean como medida verdaderamente desesperada son muy pocos, mientras que quienes lo hacen como ‘modus vivendi’ son inmensos. Los primeros están focalizados y son grupos que generalmente desconocen cómo funcionan los hilos del poder. Los segundos son muy mañosos y comúnmente están dirigidos por personas cercanas a las oficinas públicas.
     EXISTE EL RIESGO DE QUE ANTE EL CLAMOR POPULAR POR DETENER LOS BLOQUEOS, EL GOBIERNO OPTE POR EL CAMINO FÁCIL: APLICAR LA LEY DE FORMA SELECTIVA ÚNICAMENTE A LOS GRUPOS DESESPERADOS QUE LO HACEN POR LA MISMA DESATENCIÓN ADMINISTRATIVA. En este caso el Gobierno podría presentarse ante la opinión pública como garante de los derechos ciudadanos, cuando en realidad estaría pactando con mafias poderosas como la Sección 22 del SNTE, los grupúsculos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y la llamada Coalición Obrero Campesino Estudiantil del Istmo (COCEI)”.
     Los acontecimientos del domingo en la madrugada confirmaron las sospechas de la simplicidad gobiernista, que mañosamente interpretó el reclamo social, desalojando a mujeres y niños.
     Yo le preguntaría al señor Gobernador: ¿por qué nunca se ha atrevido a desalojar a sus amigos? ¿Por qué no son molestados por la fuerza pública quienes paralizan toda la Entidad, violando impunemente los derechos de millones de personas? La sociedad no es ingenua.


Artículo: Noche Buena. Los pastores



Por Gubidxa Guerrero

[Texto publicado en Enfoque Diario, el sábado 22/Dic/2012]

24 de diciembre. Día en que los cristianos en el mundo (sean católicos o no) celebran, por la noche, la llegada del Mesías. En todo el orbe se realizan pequeñas ceremonias que rememoran las jornadas en que una humilde pareja pasó apuros buscando dónde establecerse. 
  El Evangelio según San Lucas dice lo siguiente: “Por aquellos días salió un decreto del Emperador Augusto, por el que se debía proceder a un censo en todo el imperio. Este fue el primer censo, siendo Quirino gobernador de Siria. Todos, pues, empezaron a moverse para ser registrados cada uno en su ciudad natal. José también, que estaba en Galilea, en la ciudad de Nazaret, subió a Judea, a la ciudad de David, llamada Belén, porque era descendiente de David; allí se inscribió con María, su esposa, que estaba embarazada. Mientras estaban en Belén, llegó para María el momento del parto y dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, pues no había lugar para ellos en la sala principal de la casa”.
  Así comenzó la vida terrenal del Hijo de Dios, según las Sagradas Escrituras del cristianismo. Y en esa simbiosis de creencias traídas del otro lado del océano y la religiosidad de muchos pueblos de América, surgieron interpretaciones particulares.
  Según las historias heredadas de nuestros abuelos, por el Istmo de Tehuantepec pasaron Santos y Vírgenes. También estuvo Jesús de Nazaret en sus tiempos de infancia y adolescencia. Pues si la tradición bíblica ignora el paradero de El Salvador durante los años previos a su crucifixión, muchos pueblos del mundo afirman haberlo recibido.
  Por tanto, zapotecas, huaves, chontales, zoques y demás naciones mesoamericanas cuentan historias particulares y le rinden culto al Niño Dios de forma especial. En muchas poblaciones istmeñas se acostumbra acostarlo la noche del 24 de diciembre, donde un torrente de pequeños se dan cita para romper alguna piñata, recibir dulces y festejar con alegría el acontecimiento. Si bien existen rezadoras que realizan el rito; en Juchitán me tocó ser partícipe de una modalidad ya en desuso: las pastorelas. 
  Después de haber salido de portalito en los días previos al 24, los niños de la zona nos dábamos cita para ir a diferentes Secciones de Juchitán a acostar Niño, que es como decíamos al hecho de ir a cantar coplas navideñas frente a la mesa de Santo y el nacimiento familiar. 
  Con muchos días de anticipación nos reuníamos para ensayar las canciones. Ya que al ser tantas, que nosotros hilábamos a manera de popurrí, debíamos cuidar que no se nos fueran a olvidar. Las edades de los que integrábamos la pastorela del Callejón de los Leones iban de los 5 a los 15 años. Todos varones.
  Desde el medio día del 24 de diciembre nos concentrábamos para cumplir con nuestra misión: cantarle al Niño Dios para arrullarlo; llevar un poquito de alegría a los hogares de Juchitán que nos lo solicitaban. 
  Teníamos apartada toda la jornada por lapsos de treinta minutos, hasta la media noche. Por tanto, el 24 cantábamos en más de veinte nacimientos; lo que hacía que al final del día termináramos roncos y cansados; pero eso sí, llenos de dulces y con una alegría inmensa reflejada en nuestros rostros.
  Cada uno de nosotros llevaba un listón cruzado al pecho, que nos servía como distintivo. Éstos eran de los que nuestras madres usan para tranzarse los cabellos; por tanto, eran suaves y de colores fortísimos. Por instrumentos teníamos guitarra y pandero. Ningún adulto nos acompañaba. Los niños mismos nos organizábamos, haciendo los compromisos con las madrinas que iban a apartarnos con semanas o meses de anticipación.
  A la distancia recuerdo unos versos para el Niño Dios, escrito por algún compositor zapoteca: “Un ramo de xhuba’ ziña/ te traigo, Niño, esta Navidad/ Para adornar tu pesebre/ en estos días de Navidad/ Un ramo de xhuba’ ziña/ que en el camino vi reventar/ Xhuba’ ziña de mi tierra/ te traigo Niño esta Navidad/ Xhuba’ ziña de mi tierra/ te traigo Niño esta Navidad/ Una red de elotes tiernos/ te traigo de Xadani/ Te traigo un chivito chulo/ engordado en Donají/ Te traigo un chivito chulo/ engordado en Donají/ Sólo soy un campesino/ de machete, arado y sol/ Dejé mi yunta un ratito/ y hacia tu ranchito voy/ Dejé mi yunta un ratito/ y hacia tu ranchito voy”. ¿Quién no distinguirá el alma istmeña en estos versos?
     Tal vez este era el día más hermoso de todo el año. Acabábamos llenos de dulces y con dinero suficiente para comprar nuestra ropa que estrenaríamos el 31 de diciembre. También los cohetes, por supuesto. Es estas fechas y cerrando los ojos vienen a mí muchos gratos recuerdos: una niñez inocente, un pueblo decidido pero alegre, de gente buena, e infinidad de anécdotas de los años en que salimos de pastores.

Opinión: Habló Elba Esther



Por Gubidxa Guerrero

[Texto publicado en Enfoque Diario, el viernes 21/Dic/2012]

Luego de los espectaculares anuncios en torno a la reforma educativa, que según los expertos, mermaría influencia y poder a la lideresa vitalicia del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo decidió protestar. 
     La Maestra, como se le conoce popularmente, esperó el momento propicio para dar las primeras señales de oposición al proyecto gubernamental que, valga decir, es apoyado por todos los partidos políticos (menos el Panal, propiedad de la señora) y un buen sector de la sociedad.
     Luego de tres semanas de paciente prudencia, una de las mujeres más poderosas del país, expresó refiriéndose a sus agremiados: “Esta organización no va a permitir que se atropelle el mínimo derecho o se haga un mínimo agravio a los profesores”.
     Y es que, haciendo honor a la verdad, debemos recordar que la principal preocupación de Gordillo deben ser sus agremiados, no la calidad educativa. Después de todo, la función de un líder sindical es ésa: velar por las prerrogativas de sus afiliados; cosa que La Maestra no ha hecho tan mal, aunque en el intento haya sido cómplice del rezago educativo…
    En tono similar al de sus adversarios en el Sindicato (la famosa Coordinadora), la lideresa magisterial espetó: “Sí a la calidad de la educación, sí a la excelencia de la educación, sí a la educación pública, laica, POPULAR, gratuita y nacional; pero NO A LA PRIVATIZACIÓN DE LA EDUCACIÓN, ni simulada, ni abierta”. ¿Sonó a amenaza? 
     Aunque los voceros de uno y otro bando aseguren que no hay pleito, podemos ver a la vuelta un encontronazo que podría cimbrar el país. No se nos olvide que Elba Esther Gordillo representa a un millón y medio de trabajadores. 
     Todo este asunto me hizo pensar en la fallida guerra contra el crimen organizado. Se dice que la ejecución o captura de altos capos permitió que las bandas se multiplicaran en cárteles más pequeños pero más violentos. ¿La salida de La Maestra podría propiciar en todo el país el surgimiento de liderazgos radicales como los de la Sección 22? ¿Podrían, el Gobierno Federal y los Estados, lidiar con semejante foco de conflicto? ¿El debilitamiento del SNTE fortalecería a quienes apuestan por la privatización del sistema educativo mexicano? Las preguntas están en el aire. Recordemos que cada asunto tiene varias caras... 


Opinión: Abusos navideños



Por Gubidxa Guerrero

[Texto publicado en Enfoque Diario, el jueves 20/Dic/2012]

Estamos en la recta final del año. Nos encontramos en los días en que regresan al terruño miles de estudiantes y trabajadores que residen en distintas partes de la República. Diciembre huele a pólvora y a mercado; a compras.
     Todavía no arranca formalmente la temporada vacacional, pero decenas de personas comienzan a quejarse del pésimo trato recibido por los amigos taxistas, muchos de los cuales no quieren brindar el servicio colectivo, especialmente en la ciudad de Juchitán.
     “Sólo especial” dicen algunos malos conductores, queriendo optimizar al máximo las ganancias; aprovechando la elevada afluencia de peatones. Se les olvida que el año tiene doce meses, y que según el trato que den a la ciudadanía en estas semanas, será el que reciban de ésta en 2013.
     Baste recordar el apoyo que en un principio recibieron los mototaxistas, debido a la inconformidad que los habitantes tenían por el trato despótico de algunos choferes de distintos sitios. ¿Quieren los señores del volante enemistarse nuevamente con los usuarios?
     Debemos entender que la mayoría de los visitantes que nos acompañarán durante estas semanas son nuestros parientes, mismos que desean encontrar un trato adecuado. Ahora es cuando todas las personas que brindan algún tipo de servicio deben aprovecharlo para cambiar el rostro de nuestra región. Porque los abusos no se dan solamente en el transporte público, sino en la venta de productos y en distintos establecimientos: desde un restaurante, hasta las tiendas de ropa.
     El Istmo de Tehuantepec tiene gente capaz y sobresaliente. Así como existen muchos temas de rezago, hay muchísimos aspectos positivos destacables. Diciembre debe dejar de ser el mes del abuso para convertirse en el mes del buen trato. No queramos hacer nuestro agosto en el último mes, porque resultará contraproducente. 
     Aprovechemos la afluencia de tantos paisanos para elevar las ventas, conservando los precios y la amabilidad que debe caracterizar a todo comerciante. El esfuerzo valdrá la pena, y nuestros hermanos lo sabrán agradecer.
     De cualquier manera, la Profeco debe estar más alerta que nunca, para defender los derechos de los consumidores. Eso jamás estará de sobra.

Opinión: Corrupción empresarial

Construcción de una bodega en las
inmediaciones de Teotihuacán




Por Gubidxa Guerrero

[Texto publicado en Enfoque Diario, el miércoles 19/Dic/2012]

Los reduccionismos siempre son malos. Existen muchos opositores al libre mercado, para quienes todo lo que huela a privado es nocivo. Por el contrario, hay bastantes defensores del capitalismo, que se olvidan de que la corrupción no es exclusiva de gobiernos y personas, sino también de empresas, por muy renombradas que éstas sean.
     Tal sucede con el escándalo Wal-Mart, que se está desatando nuevamente en Estados Unidos de América. Recientemente el diario New York Times publicó noticias puntuales de la corrupción deliberada de esta cadena de supermercados en aras de conseguir la autorización para construir una sucursal a unos metros de la zona arqueológica de Teotihuacán.
     Wal-Mart (o Bodega Aurrerá) no dio dinero a cambio de agilizar los trámites necesarios para echar a andar sus operaciones, lo que tal vez podría servir como atenuante en una sociedad donde la corrupción parece obligada; sino más bien sobornó a funcionarios de los tres niveles de gobierno para que se le permitiera hacer lo que le estaba explícitamente prohibido: construir cerca de una zona arqueológica de la mayor importancia.
     Si Wal-Mart hubiese pagado fuertes sumas como consecuencia de chantajes y/o presiones, podría pasar como simple víctima. Sin embargo, según reveló el diario neoyorquino, los ejecutivos fueron la parte activa que hizo lo posible por corromper a las autoridades mexicanas. 
     En su momento, hubo una fuerte oposición a la construcción de la tienda, por parte de activistas que deseaban salvaguardar la Ciudad de los Dioses. Fueron tachados de simples opositores al progreso. Hoy, que un prestigioso medio informativo les concede  razón, ni el "usted disculpe" reciben.
     Nadie está exento de violentar el estado de derecho; desafortunadamente somos un país donde la corrupción abunda; lo que no debe servir de excusa para que a la cadena de supermercados más poderosa de Estados Unidos se le apliquen las sanciones a que se haya hecho merecedora. 
     No es justo que a pequeños negocios de capital nacional con los papeles en regla se le pongan cientos de trabas esperando que suelten la mordida, mientras que a un poderoso consorcio con la ley en contra se le brinde la oportunidad inmerecida.
     ¿Es el caso Walt-Mart único en México? Por supuesto que no. Seguramente existen permisos y contratos con similares irregularidades en muchas otras empresas, mismas que deberán examinarse con lupa. Tal vez revisando a fondo algunos convenios de compañías participantes en el corredor eólico del Istmo, nos llevemos algunas sorpresas…


Opinión: La nueva política de seguridad

Enrique Peña Nieto al presentar la nueva
estrategia de seguridad


Por Gubidxa Guerrero 

[Texto publicado en Enfoque Diario, el martes 18/Dic/2012]

Tuvieron que transcurrir varios días antes de que el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, presentara su nueva estrategia de seguridad. 
  Desde antes de la toma de posesión se sabía de su intención de subordinar la antigua Secretaría de Seguridad Pública (SSP) a la Secretaría de Gobernación (Segob), lo que no implicaba, según esto, que el tema se relegara, sino más bien que se enmarcara en un plan integral que pasara forzosamente por el despacho del encargado de la política interna.
  Por dicha razón, Manuel Mondragón ―hasta hace unas semanas Secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal― quedó supeditado a Miguel Ángel Osorio Chong, quien con las recientes reformas aprobadas por el Congreso es formalmente encargado de la paz y la gobernabilidad de todo el país.
  Seis ejes marcarán la “Política de Estado por la Seguridad y la Justicia de los Mexicanos”: Planeación, Prevención, Promoción y Defensa de los Derechos Humanos, Coordinación, Transformación Institucional y Evaluación.
     Destaca la creación de la Gendarmería Nacional. que inicialmente contará con 10 mil elementos distribuidos en puntos estratégicos de nuestro país.
     En el Salón de Tesorería de Palacio Nacional, donde se reunió el Consejo Nacional de Seguridad, el Presidente afirmó: “No habrá improvisación, y habrá fechas precisas para evaluar las principales metas. Vamos a planear la política y los cambios institucionales de largo y mediano plazo”.
     Hasta acá nada merecería rechazo. Quizá tal vez una observación por el nombre de la súper-policía, que aunque les cueste reconocer, es la antigua Policía Federal Preventiva (PFP) pero con denominación con reminiscencias sudamericanas (en ese caso mejor le hubiera puesto Rurales, como en tiempos de Don Porfirio).
     Con este acto se cierra el primer ciclo del Gobierno de Peña ―similar a una luna de miel― caracterizado por la sana relación entre dicha administración y sus opositores. Debe comenzar ahora el seguimiento puntual de los grandes anuncios. Porque de una buena intención al cabal cumplimiento, hay un gran trecho.
     Enrique Peña Nieto ha sabido rodearse de personas capaces. Está buscando la conciliación por sobre todas las cosas. Sin embargo, y a riesgo de parecer pesimista, debo decir que a él corresponderá encabezar la ejecución de las políticas públicas que tan amenamente se están presentando (por algo es el titular del Poder Ejecutivo). 
  Ojalá los resultados positivos de la nueva estrategia estén pronto a la vista. Al inquilino de Los Pinos debemos darle durante algunos meses el beneficio de la duda. Pero sólo por un tiempo razonable.

Opinión: La desinformación en torno al proyecto eólico en el Istmo

Imagen de cómo quedaría el parque eólico de
Mareña Renovable en la Barra de Santa Teresa


Por Gubidxa Guerrero 

[Texto publicado en Enfoque Diario, el lunes 17/Dic/2012]

Una multimillonaria inversión está en riesgo. A pesar de que Mareña Renovables afirme que el amparo que se dictó recientemente en su contra no la detendrá en la construcción de un parque eólico en los terrenos de San Dionisio del Mar, el problema puede salirse de las manos, pues se está convirtiendo en un asunto político de resonancia nacional.
     Recordemos cómo en el sexenio de Vicente Fox se detuvo un megaproyecto ―el Aeropuerto Internacional― en los terrenos de San Salvador Atenco y otros pueblos mexiquenses. Pensar que por la firma de unos cuantos contratos las obras se realizarán, es pecar de ingenuos. 
     Desde hace más de dos años he venido escribiendo sobre la pertinencia de la información clara y veraz para una libre elección. En una columna anterior anoté: “Satanizar una manera de producir energía es absurdo e incongruente, pues todos la utilizamos. Santificarla es igual de absurdo y hasta ingenuo, porque ninguna empresa viene a hacer favores; más bien a procurar ganancias, y mientras menos ganen los pueblos, más ganarán ellas. Lo importante es saber negociar, estar INFORMADOS y decidir colectivamente. Ni viles mercenarios que venderían a su pueblo por tres pesos, ni falsos profetas que venderían una lucha por igual cantidad. Unidos e informados todos ganan”.
     La información es vital para tomar una decisión que afectará por treinta años el destino de sus terrenos (que es la duración promedio de los contratos). Por desgracia existe un vacío de información que provoca que unos cuantos vivales la aprovechen para dos fines: sembrar el pánico contra los proyectos, o presentar selectivamente sus "bondades".
     Todo proyecto de inversión tiene pros y contras. Por ello, en entregas subsecuentes de esta columna mantendremos un diálogo franco con distintos especialistas de un tema que va tomando fuerza, siendo parte ya de la agenda política del círculo más alto de poder en México.
     ¿Quiénes están detrás de las empresas trasnacionales? ¿Qué grupos se oponen a los proyectos? ¿Qué porcentajes reales de ganancias dejarán las inversiones a los pueblos? ¿Qué similitudes y diferencias hay entre negocios del rubro en la región? ¿Es legalmente posible dar energía a las poblaciones? ¿Qué diferencia hay entre un terreno particular y los bienes comunales? ¿Qué beneficios indirectos para la ecología y la economía arrojarán los proyectos? ¿Qué repercusiones contrarias?
     Finalizo con otro fragmento alusivo al tema: “Sí a los aerogeneradores, pero con pagos justos y beneficio social visible. No a las empresas que sólo quieran un beneficio fácil. Sí a las empresas que respeten la voluntad de los campesinos y que realicen proyectos benéficos para las comunidades. Lo ideal es que todos ganemos”.

¿Quién fue Pedro Gallegos?




Por Gubidxa Guerrero

[Texto publicado en Enfoque Diario, el sábado 8/Dic/2012]

José Pedro Gallegos fue un distinguido líder zapoteca, originario de Juchitán, que luchó en diferentes guerras. De él se sabe poco. No suele ponérsele en el mismo sitial que José Gregorio Meléndez (Che Gorio Melendre) o Albino Jiménez (Binu Gada). Lo cierto es que su historial militar es impecable.
     Como miles de juchitecos de entonces, participó en la rebelión iniciada en su pueblo en abril de 1850, acaudillada por Meléndez. Encontramos un testimonio suyo durante unos interrogatorios en 1851, por lo que tenemos la certeza de que luchó junto a sus paisanos. En diciembre de 1852, como parte de la coyuntura que aprovecharon los rebeldes zapotecas (Máximo Ramón Ortiz, de Tehuantepec; y José Gregorio Meléndez, de Juchitán), se adhirió al Plan de Jalisco, participando en las batallas de enero y febrero de 1853, luego de las cuales fue proclamado el Territorio Federal del Istmo de Tehuantepec.
     Luego de la muerte de Che Gorio Melendre, el 29 de mayo de 1853, Pedro Gallegos quedó como líder natural de sus paisanos, sin igualar jamás el liderazgo de aquél, pero logrando cohesionar comunitariamente a su pueblo. 
     En 1854 se levantó en armas (junto al tehuantepecano Cristóbal Salinas y al cura juchiteco Miguel López) para apoyar el Plan de Ayutla, que buscaba derrocar a las autoridades federales. Luego de vencer a las tropas gobiernistas, ayuda a Miguel López, quien queda como Gobernador Interino del Territorio Federal istmeño.
     En 1857 el Departamento de Tehuantepec se reincorpora formalmente al Estado de Oaxaca. Ese mismo año Pedro Gallegos solicita formalmente que Juchitán sea elevado a la categoría de Villa. También pide que se le concedan varios días oficiales para celebrar la feria del pueblo. La solicitud procede y se promulgan los decretos pertinentes. 
     A finales de 1857 se da en la capital del país un pronunciamiento conservador, e inicia la denominada Guerra de Reforma. Pedro Gallegos, al frente de los juchitecos, respalda al gobierno liberal.
     A principios de 1858 arriba al Departamento de Tehuantepec el joven militar oaxaqueño, de origen mixteco, Porfirio Díaz, quien es designado Gobernador y Comandante Militar; cargo que ocupa por dos años. Pedro Gallegos, al ser líder de los juchitecos y tener una plaza regular en la Guardia Nacional con el cargo de Teniente Coronel, se convierte en lugarteniente de Díaz, y lucha con él en las principales batallas que éste libró en la llanura istmeña (destacándose en la del 25 de noviembre de 1859 en Tehuantepec).
     La paz dura poco en el país, porque en 1862 llega un contingente de soldados franceses y austriacos a México, con lo que da comienzo la llamada Intervención Francesa. Pedro Gallegos vuelve a ponerse al frente de las tropas juchitecas, organizadas en el Batallón Independencia. Con dicho Batallón participa en la Batalla de Puebla el 5 de mayo de 1862, bajo las órdenes de Porfirio Díaz (Gallegos fue uno de los tres comandantes que apoyaron a Díaz en ese episodio, tal como éste anotó en sus Memorias).
     Peleó en el bando republicano durante la Guerra de Intervención, y tuvo oportunidad de ratificar sus dotes de mando y estratega en la Batalla del 5 de septiembre de 1866, en su pueblo natal, donde las tropas extranjeras e imperialistas fueron derrotadas.
     Posteriormente, y tal vez por razones de edad, Pedro Gallegos fue relevado del liderazgo por Albino Jiménez, quien como soldado había participado en las mismas luchas que él. Paulatinamente su recuerdo se fue borrando en la mente de muchos juchitecos; pero, a pesar de eso, su nombre apareció en el poema épico acerca de la batalla del 5 de septiembre, escrito por Pancho Nácar en los años treinta. 
     Sea este texto un pequeño recordatorio de la calidad moral de Pedro Gallegos, que desde joven sirvió a su pueblo en la guerra y en la paz. A él nuestro respeto y agradecimiento.

Bitácora: El gato Sócrates y el alacrán



El gato Sócrates me despertó a las 6:30 de la mañana. Enojado, le dije: "Déjame dormir, móndrigo". En eso abrí bien los ojos por entre los hilos de mi hamaca, para ver que le daba pequeños golpecitos a tremendo alacrán (justo debajo de donde yo estaba dormido). Por supuesto me deshice del bicho, y mi compañero se ganó un suculento desayuno.



Opinión: Corea del Norte frente a Estados Unidos



Por Gubidxa Guerrero 

[Texto publicado en Enfoque Diario, el jueves 13/Dic/2012]

Es curiosa la manera en que algunos medios informativos tratan ciertas noticias. A las guerrillas que resisten la ocupación de su territorio les llaman terroristas; a los bombardeos contra objetivos civiles les dicen operaciones quirúrgicas. Los mandatarios de las potencias que trafican con armas, son tratados como grandes personajes; mientras que distinguidos científicos son criticados por el mero hecho de ser duros contra un sistema que consideran injusto.
     Hace un par de días se difundió la noticia de que Corea del Norte (país que integra el Eje del mal según George Bush) lanzó una cohete espacial para colocar un satélite meteorológico en órbita. Lo que al ciudadano de cualquier país lo pondría orgulloso de cara al mundo, por el desarrollo de la tecnología para tal proeza, desató indignación en el llamado bloque occidental
     Agencias noticiosas como CNN en Español titulaban la nota de la siguiente manera: “Corea del Norte lanza misil al espacio”. Seguramente las personas que leyeron la información se imaginaban un misil balístico portando una ojiva nuclear...
     En el fondo, lo que preocupa es que el país comunista tenga las herramientas militares para disuadir a occidente de perpetrar un ataque contra su régimen. Como se recordará, las naciones que han criticado duramente a Estados Unidos de América, han resultado invadidas o subvertidas desde dentro, tal como sucedió a Afganistán, Irak, Libia, y actualmente a Siria e Irán. 
     Corea del Norte estaba en la lista de los candidatos a ser “liberados” por los estadounidenses; sin embargo, logró desarrollar una bomba nuclear antes de que le tocara el turno. Con el reciente lanzamiento de su cohete espacial, deja ver que también tiene la capacidad de hacer llegar dicha bomba a sus enemigos europeos y norteamericanos. He ahí la razón por la que su satélite en órbita ha molestado tanto a sus adversarios.
     El mensaje que la soberbia estadounidense dio al mundo es claro: “si tienen con qué defenderse (léase una ojiva nuclear) me la pensaré dos veces; si no, váyanse despidiendo”. El régimen comunista de Corea del Norte lo entendió a la perfección.

Opinión: Televisa y el narcotráfico

Camionetas con los distintivos de Televisa,
detenidas en Nicaragua.


Por Gubidxa Guerrero 

[Texto publicado en Enfoque Diario, el miércoles 12/Dic/2012]

“¡A Bellas Artes! ¡A Bellas Artes!” gritaban algunas personas al saber que mataron al comediante Paco Stanley en junio de 1999. Ayer, como ahora, los medios aprovecharon una desgracia, que no pasaría de particular (o de un sector del espectáculo), para montar un circo. En aquel momento lincharon mediáticamente al Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Cuauhtémoc Cárdenas. Hoy, al parecer, pretenden aprovechar la tragedia familiar de los Rivera, para que sirva como distractor.
  Mientras el eje temático de casi todos los programas de Televisa es la muerte de la Diva de la Banda, en Nicaragua este lunes dio comienzo el juicio oral y público contra dieciocho mexicanos por los presuntos delitos de “delincuencia organizada, narcotráfico y lavado de dinero”, quienes, entre otras cosas, afirmaron trabajar para la empresa televisiva más importante de Iberoamérica.
  Lo que en cualquier país sin monopolios mediáticos sería escandaloso, en México está pasando desapercibido. Pero, ¿de qué estamos hablando?
   El 20 de agosto fueron detenidas en Nicaragua las dieciocho personas referidas, a bordo de seis camionetas con los distintivos de Televisa, con 9.2 millones de dólares en efectivo. Al principio ellos manejaron nombres de gente bien conocida y con altas responsabilidades en el área de noticias de la televisora mexicana, como Amador Narcia Estrada y Joaquín López-Dóriga. Los detenidos mostraron documentación para tratar de corroborar la propiedad de los vehículos y el vínculo laboral ante las autoridades nicaragüenses, aunque la empresa desmintió la relación y tachó los papeles de falsos.
     Y fue tanto el ímpetu con que se quiso deslindar a la televisora de Emilio Azcárraga Jean, que en México la Procuraduría General de la República (PGR) difundió un comunicado absolviendo a Televisa un día antes de que terminara el período de Felipe Calderón Hinojosa. 
  El asunto huele mal. Sin embargo no pueden atribuirse culpas hasta que no concluya el juicio que acaba de iniciar en Nicaragua. Por lo pronto los testigos protegidos (algunos de los cuales son funcionarios de inmigración que participaron en las detenciones) están confirmando que la versión de los detenidos al momento de los primeros interrogatorios era que trabajaban para la televisora referida.
  Ya se sabe que varias de las camioneras sí cuentan con registro a nombre de Televisa en la Ciudad de México, aunque “de manera irregular”, según la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF). Supuestamente hay cuatro empleados delegacionales implicados en dicho registro, quienes enfrentarán un proceso penal por el delito de ejercicio indebido del servicio público. Y es que, según esto, los indiciados dieron de alta distintas unidades en los Módulos de Control Vehicular de diferentes delegaciones de la capital, con copias de documentos originales, pero con “firmas falsas”.
  Es bastante extraño que un tema de la mayor importancia, apenas sea abordado por los grandes medios informativos capaces de transformar cualquier noticia en espectáculo. Por algo será…

Bitácora: Mera coincidencia / 'La vuelta cargada'



Por Gubidxa Guerrero

¿Qué hacían 9.2 millones de dólares en camionetas con logotipos de Televisa detenidas en Nicaragua? He aquí una explicación:


Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia...

(PD: Si Televisa está o no involucrado en este asunto, lo determinará el juicio que inició ayer lunes. Por mi parte, mañana publicaré en Enfoque Diario un artículo titulado: "Televisa y el narcotráfico".)

Opinión: ¿EPN vs Elba Esther?

Enrique Peña Nieto y Elba Esther Gordillo
hace algún tiempo.


Por Gubidxa Guerrero 

[Texto publicado en Enfoque Diario, el martes 11/Dic/2012]

El sindicato más poderoso de América Latina está en riesgo. Un millón y medio de trabajadores de la educación, agrupados en más de medio centenar de secciones, conocerán nuevas reglas. La todavía poderosa Elba Esther Gordillo probablemente se encuentre muy preocupada por las señales que está recibiendo de la administración federal.
     Una de las prioridades de los dos gobiernos panistas fue el tema educativo. Felipe Calderón Hinojosa intentó echar a andar la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE), pero fracasó, debido principalmente al sabotaje en ciertos aspectos de la misma, que no fueron muy del agrado de la poderosa líder del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE).
     En el frágil equilibrio de poder de los sexenios pasados, Elba Esther supo tener en vilo a los panistas, amenazando con pasarse al bando opositor. Gordillo navegó así por los mares de la política mexicana, vendiendo caro los supuestos apoyos a priístas y panistas por igual.
     Nadie pudo contra ‘la Maestra’. El favor que Calderón recibió de ella en las elecciones de 2006 importó más que el futuro de la niñez. 
     En el tema de la evaluación a los docentes lograron unirse dos polos antagónicos: el SNTE y la llamada Coordinadora, de tendencia izquierdista extrema. Y aunque los principales actores políticos estaban conscientes del lastre que representaba el sindicato, nada pudo hacerse.
     Muchos recordarán que Andrés Manuel López Obrador prometió echar a la lideresa una vez llegado al poder. En sus mítines no se cansaba de acusar a los priístas diciendo que en caso de que Enrique Peña Nieto ganara, pondría a Elba Esther Gordillo al frente de la Secretaría de Educación Pública.
     No parece ser el caso. En lugar de colocar en esa estratégica posición a un ahijado político de Gordillo, el Presidente de México designó a Emilio Chuayffet, viejo adversario de la lideresa magisterial. Con ello, Peña Nieto marca una ineludible distancia con la otrora correligionaria.
     Por si lo anterior fuera poco, el inquilino de Los Pinos acaba de presentar la Iniciativa de Reforma Constitucional en Materia Educativa con la que pretende llevar hasta sus últimas consecuencias las modificaciones que el rubro requiere. Es importante señalar que dicha reforma descansa en los cimientos del panismo, que ya sin la presión del poder, podrá enriquecer la propuesta. Los sectores de izquierda, siempre duros con ‘la Maestra’, también tendrán la oportunidad histórica de dignificar con sus planteamientos el modelo educativo futuro.
     ¿Es el principio del fin de Gordillo? Nadie puede aseverarlo. Esa mujer ha sabido sortear peores riesgos. Sin embargo, para ella sería preferible un retiro honroso en la cima de su poder, que una caída estrepitosa por la conjunción de sus adversarios.

Opinión: Amparo contra Mareña Renovables




Por Gubidxa Guerrero 


[Texto publicado en Enfoque Diario, el lunes 10/Dic/2012]    

Mucha tinta se ha gastado abordando el tema de los parques eólicos en el Istmo de Tehuantepec. Se sabe que la inversión en el rubro será multimillonaria (ya se han gastado millones, pero todavía faltan muchos aerogeneradores qué construir). Se sabe también que la llanura istmeña será una de las zonas de mayor productividad de energía limpia a nivel mundial, y que es ya la más grande en América Latina. 
     Lo que ocasiona tantos artículos es la oposición de un sector importante de gente, a las condiciones de los contratos: algunos simplemente desean renegociarlos, pero otros más, de plano, quieren cancelarlos.
     Dicha oposición se ha dado a conocer mediante marchas, protestas y foros. Los medios de información han dado cabida al sentir de los pueblos y algunas agrupaciones sociales que se niegan a rentar sus terrenos a empresas transnacionales.
     En este espacio hemos dicho que debe respetarse la voluntad de los pueblos y particulares cuando digan no, o cuando decidan asociarse libremente a las empresas mediante un . Lo importante es que se disponga de la información necesaria para tomar dicha medida de acuerdo a los intereses de cada pueblo.
     Una de las comunidades de donde llega más información es el municipio huave de San Dionisio del Mar. Un sector importante de ikoots originarios de este lugar se ha opuesto decididamente a la instalación de los aerogeneradores en su territorio, especialmente en una estrecha península cercana. Otra parte de la población sí apoya el proyecto, pues le dejará dividendos. Ambos grupos son apoyados por gente ajena, especialmente por militantes de la llamada izquierda, o de grupos cercanos al Partido Revolucionario Institucional (PRI). 
     El grupo opositor acaba de obtener una significativa victoria jurídica, ya que el juzgado 7 de Distrito, con sede en Oaxaca, le otorgó un amparo que detendrá provisionalmente los trabajos en la zona. Lo anterior provocó una declaración del Gobernador del Estado, Gabino Cué Monteagudo, diciendo que dicho amparo “sienta un mal precedente para Oaxaca”. Según esto, el ejercicio legal de una autoridad constituida “es una mala señal para la inversión” en la Entidad.
     El amparo es a todas luces un triunfo, aunque simbólico, para el grupo que se opone al parque en San Dionisio, y es absolutamente legal. Que se consiguiera en un ámbito casi nunca utilizado es bueno. Lo que preocupa es que los gobernantes que se quejan de que muchas organizaciones sociales no se conducen por los caminos institucionales, las descalifiquen cuando sí lo hagan. 
     Finalmente, el Gobernador comentó que “en Oaxaca hay quienes no quieren el desarrollo”; cosa que no le corresponde a él afirmar, pues con ello parece tomar partido por los inversionistas, cuando su función es gobernar para todos los ciudadanos de su Estado.
     Sería bueno que el titular del Ejecutivo atienda uno de los males que más se oponen al desarrollo, como son los bloqueos. Ahí sí que tiene no sólo facultad, sino la obligación para intervenir. Por desgracia, como quienes cierran carreteras son mayoritariamente sus “amigos”, difícilmente se animará a actuar. Lástima.

La Diosa de las Nutrias

Nutria neotropical. Fuente: Reproducción y extinción.


Por Gubidxa Guerrero

Cuando los zapotecas llegaron a la planicie costera del Istmo de Tehuantepec, hallaron dos ríos caudalosos. Uno de ellos es el famoso Río Grande, que pasa entre dos altos cerros: el de Las Pilas y el de Guiengola. Sus aguas alimentaron durante varios meses a los valientes guerreros que combatieron contra los mexicas por defender el reino zapoteca. Este río, también conocido como Guiigu’ ro’ Guizii, pasa cerca de Mixtequilla, pueblo fresco, donde se sembraba cacao; que alguna vez fue propiedad de los últimos reyes binnizá. Finalmente, atraviesa apaciblemente la ciudad de Tehuantepec, para transitar al lado de la Villa de San Blas Atempa.
     El otro gran afluente es el Río de las Nutrias, o Guiigu’ Bi’cunisa. Baja desde las montañas de los mixes atravesando innumerables pueblos a lo largo de su cauce. Justo al llegar a la planicie, pasa por Laollaga, Chihuitán, Ixtepec, Ixtaltepec, El Espinal, Juchitán y Xadani. Por ignorancia del idioma zapoteco, este río hermoso fue conocido como Río de los Perros; porque en lengua de las nubes 'nutria' se dice Bi’cunisa (literalmente Perro de agua). Y así los fuereños pensaban que en sus aguas retozaban los canes. 
     Mi abuelo platicaba que de niño todavía vio algunas nutrias. Él decía que eran seres juguetones, con la piel suave y un canto chillante. Afirmaba que algunas llagaban hasta cerca de la playa nuestra. Las nutrias llenaban de vida las aguas cristalinas del río. Mi abuelo siempre se preguntó de dónde provenían; de qué pueblo o lugar exactamente.
     Hace tiempo fui a la fiesta de Ixcuintepec, allá en la nación mixe. Me llevó mi madre para cumplir una manda por cierta promesa que ella hiciera. Salimos de Ixtepec, pasamos por Chihuitán, Laollaga y comenzamos un ascenso que nos condujo por Guienagati, Guevea, y otros pueblos zapotecas. Después de un tiempo, llegamos con los mixes, a la casa de la Virgen de la Concepción, que gente de innumerables pueblos celebra el 8 de diciembre.
     Ahí supe que el río que nace de una cueva cercana, se bifurca en dos: uno se va rumbo al norte, y otro hacia la Mar del Sur. Una señora me contó que de la cueva donde brota el agua, la Diosa que la habita hace que de sí surjan unos perritos acuáticos que, de cuando en cuando, salen rápidamente para zambullirse en las pozas cercanas de agua helada. Algunos se alejan y nadan por las montañas, río abajo.
     Sospecho que las nutrias que los abuelos conocieron eran de la Diosa que habita aquella cueva. Tal vez ella los dejaba libres para que nos alegraran la vida y embellecieran nuestro río. Pienso que los zapotecas que vivimos cerca del Guiigu Bi’cunisa deberíamos ir más seguido a rendirle tributo, para que nos mande nuevamente algunas nutrias que hagan nuestra existencia más dichosa…

PD: Por cierto, Ixcuintepec significa en lengua náhuatl: Cerro del Perro.

Opinión: Liverpool en Salina Cruz

Tienda Liverpool, Salina Cruz. Imagen tomada de Internet.


Por Gubidxa Guerrero 

[Texto publicado en Enfoque Diario, el viernes 07/Dic/2012]

Definición de Ironía, según la Real Academia de la Lengua: “3. f. Figura retórica que consiste en dar a entender lo contrario de lo que se dice”. Así, pues, yo podría escribir: 
“Ayer se inauguró Liverpool en Salina Cruz. Pobres istmeños tontos que no saben comprar (aunque toda la vida se la hayan vivido mercando) e irán a endrogarse. Mejor hagan caso a los luchadores sociales (o a los riquillos de izquierda, con camionetas del año y compus mothernas) que ellos sí saben de negocios; que jamás entran a tiendas departamentales (sus aparatos les cayeron del cielo) y nunca se endeudan. 
Pobres istmeños que no sabrán que hacer con una tiendota... ¡Protestemos desde una curul amarilla del Congreso! (donde el sueldo lo eroga el pueblo); ¡protestemos desde el DF y Oaxaca!; ¡desde Puebla y Veracruz!, donde, nada mensos, nos damos nuestras vueltas a las tiendas fresas (eso sí, nomás pa' conocer las entrañas del monstruo). Pobres istmeños tontos. Las tiendas son el diablo; y ustedes son tan inocentes, que se condenarán.
¿No ven que los diputados amarillos desayunan memelas, comen sopes y cenan tlacoyos afuera de San Lázaro? Si ellos usan sólo ropa de Mitla y aretes que venden los chairos. Congruentes, pues, nunca van a Sanborns, Liverpool o Walmart (pa' eso tienen chachas, faltaba más)”.
     Cualquier negocio, por pequeño o grande que sea, se debe a sus clientes. Si hay productos de calidad, buenos precios, ofertas y facilidades de pago, tendrá clientela. De no ser así, correrá el riesgo de quebrar. Muchos negocios gigantes han cerrado por instalarse en lugares inadecuados o por la situación económica regional. Así también, algunos pequeños changarros han sabido crecer mediante hábiles estrategias de mercadotecnia.
     El Istmo de Tehuantepec atrae inversiones de toda índole, pues el poder adquisitivo de un sector de la población no es pequeño (con todo y los continuos bloqueos carreteros). ¿Cuántos istmeños compran en grandes consorcios ubicados en Coatzacoalcos, Oaxaca, Tapachula o Tuxtla Gutiérrez? Para una parte de la población la apertura de Liverpool es vista como una mejora real. No obstante, siempre habrá un sector que se oponga a su instalación, satanizando todo aquello que represente una realidad distinta a la que quisieran.
     Por ello, parafraseando a ciertos comerciales de tolerancia, es adecuado aconsejar: ¿No te gustan los matrimonios gay? No te cases con uno. ¿No te gustan las drogas? No las consumas. ¿No te gusta Liverpool? No compres en la tienda. Pero respeta a quienes elijan distinto a ti.


Opinión: Carta abierta al Gobernador de Oaxaca

Gabino Cué Monteagudo. Gobernador de Oaxaca.


Por Gubidxa Guerrero


Licenciado Gabino Cué, Gobernador Constitucional del Estado Libre y Soberano de Oaxaca: 

Desde hace algunos años los habitantes del Istmo de Tehuantepec sufrimos un grave problema casi todos los días. Los caminos de nuestra región ―especialmente las carreteras más importantes, como la Transístmica y la Panamericana― se ven continuamente bloqueados por manifestantes de toda índole que, procurando hacerse notar, violentan el derecho al libre tránsito de miles de ciudadanos.
     Entendemos que la situación del país no es cómoda. Sabemos que el desempleo, la inseguridad y otros males afectan gravemente la vida cotidiana de varias capas sociales. Estamos conscientes de que el Estado de Oaxaca arrastra un rezago, no de años ni décadas, sino de siglos. 
     Sin embargo, así como hay un Oaxaca que protesta sin tomar en cuenta el derecho de terceros, existe una cara de nuestra Entidad que, aunque también tiene legítimas demandas qué hacer, prefiere trabajar arduamente todos los días, procurando mejorar su nivel de vida y las opciones de desarrollo social y económico.
     Dicen que el Gobierno que usted encabeza está para servir a todos de manera incluyente y honesta. Sin embargo, cuando se nos impide ejercer un derecho elemental, ante la indiferencia de las autoridades estatales, uno se pregunta si tal afirmación es cierta.
     Ciudades como Juchitán, Tehuantepec y Salina Cruz están entre las más importantes del Estado. Juntas suman un cuarto de millón de habitantes, mismos que se ven desamparados cada tercer día por el Gobierno que dice ser para todos. Le recuerdo que miles de personas depositaron su confianza en usted, no solamente porque representaba la transición de un partido que había gobernado por más de ochenta años, sino porque confiaron en que usted sería sensible a los problemas inmediatos.
     No es justo que por privilegiar a los políticos de oficio, se ignore a la gente sencilla. No es justo que en los movimientos de protesta se afecte el libre tránsito de cientos de miles de personas, que estudian y trabajan haciendo su mejor esfuerzo. No es justo que un Gobierno que dice ser para todos, tema aplicar la ley retirando a quienes bloquean las principales vías de comunicación, y no tema quedar mal ante los ciudadanos que le dieron el voto. 
     Sabemos que no todo el que cierra carreteras obedece a intereses mezquinos; pero por desgracia, sí la mayoría. Las organizaciones sociales auténticas, que reclaman pronta atención, son escasas y necesitan ser escuchadas y sus demandas canalizadas adecuadamente. Pero los grupos que con total desvergüenza violan nuestros derechos no deben ser tratados como aquéllos.
     Usted, señor Gobernador, debe elegir entre respaldar a quienes vivimos a merced de unos cuantos, o proteger las violaciones al estado de derecho de los grupúsculos que sin legitimidad alguna han hecho de la manifestación irresponsable su forma de vida. Recuerde a qué lo obliga la ley. 

     Respetuosamente: un zapoteca istmeño.

Bitácora: Liverpool en Salina Cruz



Por Gubidxa Guerrero

Hoy se inaugura Liverpool en Salina Cruz. Pobres istmeños tontos que no saben comprar (aunque toda la vida se la hayan vivido mercando) e irán a endrogarse. Mejor hagan caso a los luchadores sociales (o a los riquillos de izquierda, con camionetas del año y compus mothernas) que ellos sí saben de negocios; que jamás entran a tiendas departamentales (sus aparatos les cayeron del cielo) y nunca de los nuncas se endeudan. 
     Pobres istmeños tontos que no sabrán que hacer con una tiendota... ¡Protestemos desde una curul amarilla del Congreso! (donde el sueldo lo eroga el pueblo); ¡protestemos desde el DF y Oaxaca!; ¡desde Puebla y Xalapa!; donde, nada idiotas, nos damos nuestras vueltas a las tiendas náis (eso sí, nomás pa' conocer las entrañas del monstruo). Pobres istmeños tontos. Las tiendas son el diablo; y ustedes son taaan inocentes, que se condenarán.

Definición de ironía, según la Real Academia de la Lengua: “3. f. Figura retórica que consiste en dar a entender lo contrario de lo que se dice”.

Opinión: 'Pacto por México'

Enrique Peña Nieto y los dirigentes de los tres principales
partidos políticos de nuestro país.


Por Gubidxa Guerrero

[Texto publicado en Enfoque Diario, el jueves 06/Dic/2012]

La persona que hubiese vaticinado hace algunos meses que a principio de diciembre las tres principales fuerzas políticas de nuestro país firmarían un documento común, sería tachado de mentiroso. Pues, ¿qué podrían tener en común los proyectos que representan los partidos: Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD)? Hasta donde la memoria popular recuerda, los dirigentes de estas fuerzas políticas se la han pasado señalando los defectos del otro.
     Que si unos son peligrosos para el país, que si otros son vendepatrias, que si los represores… Mientras tanto, México va como sin rumbo en un océano agitado por guerras, crisis económicas y cambios políticos.
     Las disputas por alcanzar el poder han desgarrado a nuestro país. En la última década han sido rechazados proyectos legislativos por el mero hecho de haberlos presentando un adversario. Así, vemos tristemente que lo que hoy rechaza un partido mientras se encuentra en la oposición, es impulsado y promovido por el mismo, estando en el poder.
     La ciudadanía se ha cansado de esperar. En muchos Estados se han constituido movimientos que dan la espalda a las instituciones. Por incredulidad, millones de jóvenes se alejan de la vida política, radicalizando sus posturas. Parte de la violencia que se desencadenó el día primero de diciembre podría enmarcarse en ese hartazgo. 
     Por eso cuando con un natural escepticismo, luego de tantas desilusiones, decidí revisar detenidamente el dichoso Pacto por México, que firmaron los dirigentes de los tres principales partidos, quedé gratamente sorprendido. 
     Son 95 compromisos puntuales para impulsar el desarrollo del país, con justicia social y equidad. Es un acuerdo integral donde están plasmadas las demandas históricas de los partidos que lo suscriben. Es un documento que refleja la voluntad, al menos en el papel, de dejar a un lado las incidías y luchas estériles para alcanzar puntos de confluencia.
     Buscaba yo los aspectos más destacables de dicho Pacto. Iba marcando cada rubro importante. Y me llevé una gratísima sorpresa, cuando comprobé que cada párrafo del documento se mostraba claro y preciso. Todos los aspectos que interesan al ciudadano de a pie tienen cabida: salud, educación, trabajo, pueblos indígenas, cultura, economía, ecología... Todo bien detallado y con metas alcanzables.
     Dudo que alguien pudiera decirle no a este Pacto. Pero dudo también que el Gobierno Federal lo pueda llevar a cabo por sí mismo. Será tarea de los partidos y de los ciudadanos, exigir con los papeles en la mano su estricto cumplimiento. Pero no solamente exigir, sino participar con las fuerzas sociales y políticas en su realización. Esa debe ser nuestra tarea.